Volver

Controlando la incontinencia nocturna y pérdidas de orina

 

Por Marilyn Suttle. 

 

Despertarse en medio de la noche con un fuerte deseo de ir al baño puede ser muy molesto. Recibo muchas preguntas de mujeres que se sienten frustradas por el deseo nocturno de ir al baño y por el miedo (o la certeza) de tener pérdidas de orina al levantarse de la cama. Para obtener algunas respuestas, me puse en contacto con la investigadora de pérdida de control de la vejiga, Janis M. Miller, Ph. D. , enfermera de la Universidad de Michigan. La doctora Miller no sólo ofreció consejos prácticos, sino que también compartió algunas noticias sorprendentes sobre tomar agua que desafían lo que muchos de nosotros creemos. Este es un post que querrá compartir con las mujeres importantes de su vida.  

 

“Cuando alguien llega con pérdidas de orina nocturnas, lo primero que hago es averiguar qué edad tiene", dijo Miller. Este es su enfoque para mujeres jóvenes y mayores: Cuando trata a mujeres mayores o que tienen algún tipo de condición médica, Miller examina sus tobillos en busca de hinchazón. Cuando las mujeres con tobillos hinchados se acuestan en la noche, se presenta cambio de fluidos. “Toda el agua que tienen en los tobillos regresa a su sistema, a sus riñones y sale de la vejiga", dijo Miller. ¿Su consejo?

 

 1. Eleve sus pies durante el día. Úselo como excusa para una siesta de media hora. Asegúrese de que su pecho esté más abajo que tus pies. Esto ayuda a que algo de ese líquido se desplace durante el día, por lo que no es tan angustioso durante la noche.  

 

2. Si está tomando un diurético o píldora de agua, considere ajustar la hora en que la toma. Cuando las mujeres tienen una sobrecarga de líquido en su sistema, sus médicos pueden tratar de sacar agua de su sistema a través de medicamentos. Típicamente, estas píldoras se prescriben para tomar a primera hora de la mañana. Sin embargo, Miller sugiere que consulte con su médico para ver si puede tomar la píldora a una hora diferente del día. Si, por ejemplo, se toma la píldora todos los días a las 3 p. m., la orina saldrá de su sistema entre las 3 p. m. y las 7 p. m. “Lo que significa que se irá a la cama con mucho menos orina a bordo", dijo Miller. Esto significa que es menos probable que su sueño sea interrumpido. “En una mujer joven, voy a mirar sus tobillos para ver si tienen hinchazón, pero ese no suele ser el problema", dijo Miller, “Luego, voy a empezar con un diario de micción". Miller le dice a todas las mujeres que experimentan pérdidas de orina nocturnas que rastreen el líquido que entra y sale del cuerpo. Cuando se levante por la noche, querrá saber si es porque su vejiga está realmente llena, o si está recibiendo lo que ella llama una falsa alarma o una “vejiga rebelde". Para determinar esto, use un inodoro para medir y rastrear. 

 

Re-entrenando una vejiga rebelde.

 
La regla general es que la vejiga debe contener una taza de orina, y por la noche, hasta dos tazas", dijo Miller, “Si ha pasado toda la noche y tiene 400ml, está bien. Si tuvo que levantarse una vez en la noche, y fue aproximadamente una taza de orina, y a primera hora de la mañana fue una taza de nuevo, eso también está bien"Si eso está sucediendo, entonces realmente necesita levantarse en la noche e ir al baño. “Si se levanta y sólo tiene 59ml o 89ml, es una vejiga rebelde", dijo Miller, “Una vez que lo tenga claro, debería ignorarla, darle la vuelta y volver a dormir". Si responde cada vez que la vejiga tiene 59ml o 89ml, ella dará una señal de urgencia cada vez que tenga 59ml o 89ml, en lugar de darle una señal de 177ml o 236ml. “La está entrenando para despertarlo en la noche a un nivel inapropiado," dijo Miller, “Entrenarla para no despertarse a menos que tenga una taza o así.” Miller dice que las mujeres deben producir alrededor de una taza de orina, cada tres o cuatro horas en promedio a lo largo del día. Si sólo tiene unos pocos mililitros, necesita volver a entrenar su vejiga distrayéndose. “Simplemente sepa que está bien hacer eso", dijo Miller. Para aliviar el deseo, sugiere contraer el suelo pélvico con fuerza, usando un método llamado "El Knack". Algunas mujeres van al baño y liberan rutinariamente de 355 ml o 473 ml. No van al baño con la suficiente frecuencia. Lo que tiene que hacer en ese momento es averiguar por qué hay tanto volumen.

 

 

OAB - ¿Bebidas hiperactivas?

 

"El problema no siempre es una vejiga hiperactiva, sino las bebidas hiperactivas", dijo Miller. En nuestra cultura de gran tamaño ya no tomamos 236 ml,  tomamos 355 ml, 473 ml, o 600 ml“Veo mujeres que beben un galón de líquido al día". "Pero Janis, le dije, "He oído que las mujeres deben beber ocho vasos de agua al día".  "Eso es un montón de tonterías", dijo, Intenté encontrar los datos que lo apoyaban y no pude. Puse a dos estudiantes de posgrado a trabajar para encontrar los datos fundamentales para ello. Estaban totalmente confundidos. No hay datos que apoyen eso. "Un lugar del que Miller piensa que puede haber surgido esta idea es una recomendación de alimentos que salió hace muchos años, de la FDA, que incluía una recomendación de fluidos totales. Pero esa cantidad de fluido incluía todo el fluido, tanto en los alimentos como en las bebidas,"; dijo Miller, "Hay mucho fluido en los alimentos." “A una pequeña mujer de un metro y medio que lleva un estilo de vida tranquilo, y a una mujer  de un metro ochenta que juega al fútbol y que es increíblemente activa físicamente, se les dice a ambas que beban ocho vasos de agua al día. Beben la misma cantidad porque creen que se supone que deben hacerlo", dijo Miller, "Es un consejo insensato". Además de los ocho vasos de agua, están tomando otras bebidas: jugos, tés y bebidas energéticas. "No hay nada malo con sus vejigas. Sólo están bebiendo demasiado", dijo Miller, "y se les está medicando". ¿El consejo de Miller? Deja de preguntar: "¿Cuánto debo beber al día?". Empiece a preguntar: "¿Cuánto debo orinar al día? ¿Y de qué color?" Esa es su guía. La vejiga debe contener alrededor de una taza de orina y el color debe ser amarillo. Ni naranja, ni incoloro. “La única manera de saber si está bebiendo lo suficiente es mirar el color de su orina”, dice Miller. “Las mujeres que se acuestan en la noche y están produciendo 4 o 5 tazas de orina, necesitan levantarse o extenderán las pérdidas de orina. Cuando su orina es incolora, está sobrehidratada”.  

 

Algunas excepciones 

Sí, las hay. Aquí están algunas de las que Miller nos habló: 

 

  •  Las mujeres que toman diuréticos producirán un mayor volumen debido a las píldoras. Es posible que tengan que estar en el baño cada media hora durante un par de horas, cuando reciben un cambio de fluidos.  
  • Las mujeres que tienen el “Síndrome de Vejiga Dolorosa" tienen sentimientos de urgencia diferentes. Tienen la sensación de incomodidad (si no es de dolor) particularmente cuando son jóvenes. Y no se debe a que beba en exceso. Necesitan ver a un especialista.   

  • Las mujeres atletas que experimentan pérdida ligeras de orina (LBL, por sus siglas en inglés) necesitan saber si están experimentando vejiga hiperactiva o sobre hidratándose. Típicamente se les dice que beban, beban, beban, beban antes de sus eventos atléticos. Si tienen problemas de vejiga, necesitan beber a sorbos, no beber grandes cantidades de líquidos durante sus eventos.   

  •  Las mujeres que tienen problemas con la uretra (más comunes en mujeres mayores). Una uretra sana se mantiene muy apretada y cerrada, excepto cuando tiene que abrirse para permitir que la vejiga se vacíe. Hay un componente de envejecimiento, así como un componente genético asociado con él. “Las mujeres gastan mucho dinero viniendo a verme", dijo Miller, “y lo que les digo va en contra de todos los mensajes que han estado escuchando. Por suerte, el diario de micción cuenta la historia". Puede ser una herramienta útil para que usted (y su profesional médico) averigüen qué está pasando, y descubran soluciones que le ayudarán a dormir mejor. 

 

¿Cuál es su opinión? Comparta con nosotros sus experiencias, soluciones o inquietudes nocturnas con LBL. 

Más artículos
Anterior
Siguiente
Más artículos
Anterior
Mitos sobre la incontinencia
Siguiente
Entendiendo el suelo pélvico